jueves, 19 de mayo de 2022

La numismática no es una rama auxiliar de la Arqueología.

Esta entrada va a ser distinta a todas las demás. 

Ya sabéis que durante la primera fase de la pandemia, allá por Marzo del 2020, creé el canal en Youtube de monedaslimpias. Me he volcado desde entonces al 100% con el mismo, y eso ha hecho que haya desatendido en parte al blog... Pero lo bueno que tiene este medio, es que podemos regresar a publicaciones pasadas cuando queramos, pues creo, que hay bastante contenido para este cometido.

Hoy me gustaría defender a la Numismática como una ciencia con identidad propia, y que a mi entender, socialmente, suele confundirse como una rama de la Arqueología. Se intenta convertir así, la Numismática, en una ciencia lacaya de la Arqueología, privando en ocasiones a los numismáticos, de sus derechos inalienables.

        Grabado de acuñadores a Martillo. Alamy.


La Numismática, es una ciencia en sí misma, y que al estar plenamente vinculada con la Historia, conforma una rama auxiliar de ella, pero no de la Arqueología.

Ambas disciplinas, la Numismática y la Arqueología, son ramas auxiliares de la Historia, que utilizan la simbiosis con la misma y que en ocasiones, muestran ciertas conexiones las unas con las otras.

La Numismática debe entenderse como una Ciencia Humana, al igual que la Sociología, la Arqueología, la Psicología ... Todas ellas, ineludiblemente, partes indisociables de la Historia, ya sea por el estudio en sí mismo de estas disciplinas o por la evolución conocida que han experimentado a lo largo del tiempo... un tiempo que se investiga, que se rescata y que se rememora, para constituir la historia conocida.

La Numismática, aún siendo una rama auxiliar de la Historia, también posee una identidad e idiosincrasia particular... Las monedas,  Nos cuentan una  historia interna única y constituida en el mismo nacimiento de ellas...  es muy osado por el sólo hecho de que ciertas monedas han aparecido en contextos arqueológicos, determinar a esta ciencia, como una rama auxiliar de la Arqueología.

La Arqueología suele estudiar a los objetos en relación a su historia, y arma también la historia, en función de los objetos encontrados.

Así por ejemplo, si se da el hallazgo de una tumba faraónica, en la que aparezcan inscritos ciertos jeroglíficos... la Historia se verá beneficiada gracias a este descubrimiento, pues se podrán aportar conocimientos nunca antes presentes en favor de ese objeto encontrado. El hallazgo pasará a formar parte de esa historia y se retroalimentará con la misma, en un proceso de intercambio beneficioso para ambas disciplinas.

Con el caso de las monedas es distinto. Cuando éstas son halladas, lo que verdaderamente le importa a la Arqueología, es la contextualización de esas piezas dentro del  contexto histórico, en el cuál, han aparecido las mismas, contribuyendo por ejemplo, en la posibilidad de poder fechar el hallazgo... o descubrir otras cuestiones, satisfaciendo interrogantes tales como; ¿quién enterró ese dinero, por qué, qué nivel social poseía la familia poseedora de esas riquezas... ?

Los objetos encontrados, muy a pesar de lo que se suele defender: - "Interesa más el conocimiento de esas piezas que las propias piezas en sí mismas..." También se quieren poseer... y ésto ocurre generalmente, cuando existen indicios de que son valiosos (el mejor ejemplo lo tenemos ahora mismo con el Galeón San José y los litigios entre España y Colombia)

Pero tenemos que ser plenamente conscientes de que las monedas ya poseen su propia historia. A parte, fueron creadas por un poder emisor y con intención en la mayoría de los casos, de circular y ser el motor que dirigiera la economía.

Adquieren su propia contextualización, así que a este respecto, la arqueología no aporta absolutamente nada... se asume la historia que contienen, al igual que cuándo fueron acuñadas...  poseen marca de valor, de ceca, y a veces de ensayador... e incluso en algunos casos, de grabador... y aunque algunas monedas carezcan de datos, es gracias a los NUMISMÁTICOS, que se sabe sobre ellas.

La moneda formará siempre parte de la historia,, y en lo que se refiere a hallazgos arqueológicos contextualizados, tendrá cierta pincelada de esta disciplina...  No obstante, estas pequeñas joyas,  labradas y acuñadas, detentan una historia cerrada, que viene dada por su propia naturaleza. Una historia que es investigada por los verdaderos hacedores del saber de estas piezas: los numismáticos... Que escriben libros, y realizan investigaciones... para que otras ramas de la ciencia, como pueda ser la propia Arqueología, se beneficien de ellos y así puedan cerrar sus estudios.

La numismática a su vez, goza de otras disciplinas a parte de la historia: coleccionismo, arte, archivística, tecnología, economía, conservación e incluso restauración.


"DEJEMOS LAS MONEDAS PARA LOS COLECCIONISTAS Y NO DEMOS TANTO POR SACO"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes comentar sobre la entrada