Buscar en este blog

martes, 24 de noviembre de 2020

Diversas formas de coleccionar

El coleccionismo de monedas se estructura en numerosas vertientes... Hay coleccionistas que se ocupan de albergar monedas de una época determinada, a otros les gusta comprar monedas de un monarca, los que menos seleccionan piezas de una misma fecha dentro de una ceca, los que más se dedican a monedas del centenario de la peseta... Sea como fuere, siempre se sacará conocimiento de estos tipos de coleccionismo... Siempre que evidentemente, se busque algo más que "acaparar" monedas.


Dentro de mi forma de coleccionar, he incluido estas tres piezas, con misma fecha, ceca y ensayador... No son tres monedas aisladas, si no que justifican toda mi colección...

"Reproducción" de centén, cincuentín y moneda original de 8 reales de Felipe IV de 1633. Curiosamente, un real de a 8, al lado de estos "mastodontes" parece un real de a 1.


Mi intención, es con el tiempo, hacerme con las restantes del mismo tipo.


Os dejo una entrada anterior sobre los centenes (Aquí) y otra sobre reproducciones de la Escuela de Grabadores de Madrid (Aquí)


Y aquí el vídeo de hoy sobre estas 3 monedas... ¡Que lo disfrutéis!






Vídeo





sábado, 21 de noviembre de 2020

Dos monedas a comparar

Es raro ver reproducciones de la Escuela de Grabadores de Madrid... Aquí tenéis una entrada antigua, al respecto de la misma pieza que he usado para confeccionar el vídeo de hoy.


Aquí tenéis otro Vídeo sobre un "4 reales de Felipe III" de la Escuela de Grabadores de Madrid.


En la visualización de hoy, podéis ver las diferencias entre este tipo de reproducciones y una pieza original del Real Ingenio de Segovia.

Son dos monedas de módulo de 16 maravedís.












16 maravedís de Real Ingenio y reproducción de la Escuela de Grabadores de Madrid.









jueves, 19 de noviembre de 2020

¿Cómo nos comportamos frente a un comerciante conocido?

A todos nos ha pasado alguna vez el llevarnos una sorpresa positiva al término de una compra.

Cuando posees un trato más directo con el vendedor, en el que has intercambiado vivencias y experiencias varias, se te hace imposible “mentirle” al respecto de la adquisición de una pieza.

Me explico: el mundo de la numismática es muy variado, tanto, que es bastante difícil controlar, ya no todos los campos, si no el “tuyo propio”.

Hay ciertos detalles de determinadas piezas, que pueden pasar desapercibidos a ojos incluso de un experto, puede ser o bien por desconocimiento, por despiste, o por no haber estudiado en demasía, la moneda que tienes entre manos…

En ocasiones, estamos buscando una pieza durante años y no damos con ella… pero puede que algún día se presente la oportunidad en manos de un vendedor con precios “irrisorios”, e incrédulos de nosotros no nos lo creamos.

Hay otros momentos, en los que la adquisición de una pieza, de repente parece  hacerse “obligada” pues conociendo las peculiaridades de la misma, observamos que está a un precio bastante más bajo del que consideraríamos nosotros…  

Por lo general, debería existir un código del honor, y de camarería entre el comprador y el vendedor. Normalmente hay un intercambio de información entre ambos , generalmente beneficioso… en ocasiones hay más que eso, afecto, y confianza.

¿Cómo traicionar estos principios centrados en el respeto y la camaradería?


Ciertamente, como en todo en la vida, hay grises a este respecto.





Diferentes piezas conseguidas a buen precio a un comerciante asiduo.



Si voy a una tienda o mercadillo y me fijo en una pieza determinada, con un precio que ha pasado desapercibido, poseyendo cierta exclusividad esa pieza, lo normal, y en esto debo ser sincero, es que no diga nada al respecto… entiendo, que el vendedor debiera haber estudiado sus piezas antes de venderlas y no tengo esa relación “amistosa” de la que hablaba antes… si por ejemplo vamos a un concesionario a comprar un coche y nos lo dejan 4.000 euros más barato (no pasaría) ¿Diríamos algo al respecto?... Ya os digo yo, que no creo…


Pero si el vendedor es una persona con la que llevamos tiempo tratando y le conocemos… o desde un primer momento ha existo una “ conexión recíproca” aquí, la forma de actuar, sería completamente distinta… y aunque sea crudo decirlo, esta es la pura realidad.


Evidentemente, eso no quita que seamos “tontos” … si un día me encuentro con una pieza interesante, la cual, el vendedor no ha considerado “rara”… lo normal es que se lo diga y le explique, por qué esa pieza está mal tasada y vale bastante más de lo que me quiere cobrar… y en este gesto, si el vendedor es el correcto, por todo lo que he dicho con anterioridad, nos debería dejar el precio de la moneda bastante más accesible de lo que en realidad costase, y algo más alta de lo que nos la quería vender en un principio… porque si damos la vuelta a la tortilla, no nos gustaría que el vendedor nos engañara y nos cobrará más de la cuenta por una pieza que nosotros considerábamos alta, cuando en realidad no lo fuera tanto.


En otras ocasiones, poniéndome como ejemplo, ese vendedor puede haberme cobrado más de lo que uno considerase oportuno, pero en otra compra, tal vez haya pagado yo mucho menos de lo que debiera haber aportado económicamente… tales intercambios se equilibran…


Es interesante aprender por uno mismo, pero las relaciones entre numismáticos, son importantes, porque no sólo se aprende, si no que también, se contrastan ideas y se consiguen adquirir piezas que de otra manera es imposible lograr…

Hay que tener el mayor respeto por estos profesionales, siempre que ellos mismos, muestren parecido afecto al que nosotros damos… sobre todo porque el conocimiento lo estamos también adquiriendo de manera “gratuita” unos y otros… y eso es de agradecer… a parte del vínculo afectivo que se puede consolidar entre ambos…


Estaría bien que aportarais comentarios a esta entrada, para saber qué prácticas usáis vosotros y qué opináis al respecto de este tema.


lunes, 16 de noviembre de 2020

Dos monedas del módulo de 1 real de los Reyes Católicos.

Con los Reyes Católicos, básicamente se dieron dos pragmáticas vitales, la de 1475 y la de 1497 de Medina del Campo.


Hoy, os muestro por vídeo, como poder diferenciar dos monedas de un real, cada una de ellas de tales pragmáticas.



Reales de los Reyes Católicos, de diferentes pragmáticas.


Los reales anteriores a 1497 son bastante más raros que los de este periodo... Por lo que el precio se resiente mucho más... Hay verdaderas joyas numismáticas, y contribuyen a tener una colección que se precie de ser interesante.




VÍDEO




domingo, 15 de noviembre de 2020

Ochavo de Felipe III con marca guía.

Os he hablado en entradas anteriores, de las denominadas marcas guías. (Más aquí)

Las marcas guías, normalmente solían ser puntitos que el grabador realizaba en negativo en la confección de los cuños, y que las usaba para poder centrar óptimamente el arte de la moneda.

Generalmente, por lo que he ido viendo a lo largo de los años, utilizaban estas marcas, para distribuir la circunferencia de la orla, que rodea los demás motivos del anverso de la moneda.


Así, son bastante comunes estas marcas guías en los Felipes de Busto. En ellos, podemos encontrarnos los puntitos que confeccionó el grabador, ya en positivo, para situar la orla y el rostro del monarca.

A veces, incluso parece que estos puntos, quieran integrase en los motivos artísticos… esto ocurre, cuando vemos por ejemplo, que están muy cercanos a la mejilla de Felipe IV, llegando a simular lunares en esa zona del rostro.


Dichas marcas guías, ya las establecieron otros grabadores en distintas épocas… tal es el caso, de algunos abridores de cuño de la época visigoda. Sin embargo, ellos elaboraban unas líneas minúsculas que delimitaban donde iban a situarse los diferentes motivos de la moneda, en especial las leyendas, y no sólo se constituían en una marca, si no en muchas. Para poder identificar una moneda visigoda como original, en ocasiones, lo lograremos gracias a estas pistas que nos dejaron ciertos grabadores… me supongo que no en todas las monedas de esta época ocurre lo mismo.


Reverso de un Triente visigodo de Égica y witiza. Siglo VII después de Cristo. Se observan las marcas guías en algunas de sus letras de la leyenda.



Pero ahora, nos vamos a adelantar unos siglos hasta llegar al reinado de Felipe III.

Es la primera vez, desde que empecé a coleccionar, que he podido ver, como una de estas marcas guías (punto) que tanta afluencia tuvo en los felipes de Busto, se haya en una moneda del reinado de su padre.

Así que, si intentamos seguir la historia del inicio de estas pequeñas marcas, observamos con esta moneda que os presento a continuación, que ya fueron los grabadores de Felipe III, los que comenzaron con tal práctica, por lo menos, aquellos que grabaron en la Ceca de Toledo, que es la casa de moneda que improntó la pieza que os presento.




Un ochavo de Felipe III, con ceca de Toledo, seguramente de 1603 por la orientación de la cola del león.



Vemos 2 maravedís a martillo del reinado de Felipe III. Se aprecia ligeramente la ceca de Toledo. Gran suerte tenemos de verla, porque el cospel suele ser bastante pequeño (como es el caso) y no siempre se muestran todos los motivos artísticos dentro. Aún no viendo la fecha, que estaría en la parte superior del cospel, a la derecha de la cabeza del león, se diferencian  nítidamente, tanto el arte del castillo como del felino rampante.

En los ochavos de Felipe III, de la Ceca de Toledo, los castillos son algo más voluminosos. En los de Felipe IV de esta misma ceca, aparecen raquíticos. 

No tenemos sin embargo fecha de la moneda, pero vemos, como la cola del león apunta a derechas, hacia el exterior, por lo que si nos atendemos estrictamente al catálogo de Sanahuja, observamos que con esta peculiaridad el único ochavo que hay es el de 1603… no obstante, aunque todo coincide, no podemos aseverar con rotundidad que esa es su fecha, pues, podría ser una variante no catalogada.

                      Cola del león hacia afuera.


En cuanto a la marca guía… como digo, es la primera que veo en este tipo de monedas. Domina el centro del castillo, y enmarca la orla que le rodea al mismo, en una equidistancia completamente simétrica con respecto al punto.


             Se ve claramente la marca guía.


Posiblemente, el grabador realizó otra marca guía… algo más arriba… puede ser debido, a que desea con ello tener una referencia para ajustar la base de las colmenas laterales… sea como fuere, es una pieza que de ser simple, pasa a ser rara, configurando un eslabón perdido en la historia de las marcas guías.