Buscar en este blog

sábado, 1 de enero de 2022

¿Contamos con la NGC para certificar nuestras monedas?

Siempre queremos lo mejor para nuestras piezas, y en relación a su catalogación y a la conservación de las mismas, no vamos a ser menos.

Con respecto a esta máxima, vamos a hablar hoy de los pros y de los contras en la certificación de monedas y su encapsulamiento, por empresas de reconocido prestigio.

Una de estas instituciones, que se encargarán de certificar la originalidad de nuestras monedas, su grado de conservación y se encargarán de mantenerlas a salvo de golpes y otras inclemencias, es la NGC (Numismatic Guaranty Company)

Desde 1987, esta empresa viene graduando y certificando la autenticidad de las monedas, medallas y tokens de los coleccionistas. Los "Holders" o recipientes que albergan dichas piezas, garantizan la salvaguarda de las mismas y le dan un atractivo especial.

Además, en la web de la NGC existe variedad de información en referencia a aspectos numismáticos, tales como, pautas para encontrar falsificaciones según qué piezas, detalles ampliados de monedas, diferencias entre originales y falsificaciones...

Detalles de una moneda para identificar falsificaciones de la web de NGC.


La graduación está basada en la Escala de Sheldon. Utilizada con normalidad en Estados Unidos... Comprende 70 tipos de grados de conservación de monedas...

Escala de graduación de monedas Sheldon, foto de Imperio Numismático.

Aquí podéis acceder a los diferentes grados que vienen especificados en la NGC.


No obstante, aunque existen muchas gratificaciones con el uso de estas prácticas, conviven ciertos inconvenientes que pueden poner en tela de juicio el empleo de estos servicios.

       Holder con moneda dentro. Foto de NGC.


¿A quién no le gusta manipular las monedas? 
Con los "Holders" cierto es, que nuestras colecciones lucirán muy bien, pero el hecho de no poder sacarlas del recipiente es un verdadero fastidio. También incomoda que no podamos ver el canto, pues suele estar oculto, sujetado por cuatro presillas.

La gran ventaja es que supuestamente la encapsulación da cierto pedigree a la pieza, y en caso de venderla, siempre puede ser un plus añadido. Aunque hay que decir que a los americanos les suele gustar graduar de una manera más espléndida que a los europeos... Y que no deja de ser un negocio en el que cuanto más monedas certifiquen más ganan...

En cuanto a monedas antiguas, tampoco se atreven a demostrar su veracidad... Así que, si sois coleccionistas de moneda griega o romana, y tenéis problemas en demostrar la originalidad de vuestras piezas, vais a tener muy difícil que esta empresa lo haga por vosotros.

Por eso, vosotros tenéis que ser los verdaderos expertos en catalogar y certificar vuestras monedas... siempre recalco la importancia que tiene el conocimiento en este tipo de parcelas... Mientras más sepamos y podamos conjeturar, mejor para nosotros y nuestras colecciones. 

Estas empresas tienen sede en Polonia y en Estados Unidos... Si queréis contar con sus servicios os recomiendo hacerlo a través de intermediarios de reconocida solvencia y profesionalidad. Destacan Tauler y Fau e Ibercoin. Si lo hacéis directamente, a través de NGC, tendréis que abriros un cuenta en su página, pero de pago (no la gratuita)... Una vez la tengáis formalizada, os enviarán los formularios pertinentes para mandar vuestras monedas.

Estas casas de Subasta son distribuidores oficiales de la NGC y se encargan de todos los pasos para hacer llevar vuestras piezas la consabida empresa de certificación y devolvérosla encapsuladas y graduadas.

Para acogernos a este servicio, es importante que sepamos, que deberemos hacerlo, sólo con piezas valiosas de nuestra colección... Son unos gastos considerables, que están en función del precio que se asume que cuesta nuestras monedas...

Cuanto más cara sea nuestra piezas, el dinero que gastéis en certificarlas, será más justificado.

Otro inconveniente en certificar en NGC, es la aduana, en la que pueden quedar retenidas vuestras piezas varios meses.

Si tenéis la mala fortuna de enviar una moneda falsa, ellos te la devuelven sin encapsular, ni graduar, pero sí con un certificado que desavala su autenticidad, por lo tanto te siguen cobrando el dinero que pagaste por la certificación. 

Otro inconveniente es que a veces no aciertan en las certificaciones, confundiendo cecas, e incluso graduando a la baja o a la alta, en base a la valoración que sería más ajustada en Europa.

Podéis aprovechar y mandar más de una moneda para compensar los gastos de envío a Estados Unidos, que suelen rondar los 60 euros... Y tenéis que tener en cuenta, que ya "nunca" podréis tocar vuestra moneda directamente, al no ser, que rompáis a martillazos el envoltorio de la misma.

Tal vez para ciertas monedas sí sea atractivo e incluso bueno encapsularlas con estos "Holders"... Es todo cuestión de prioridades y apetencias.

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Regalías de Isabel La Católica

 Las desavenencias generadas entre Enrique IV y su hermanastra, Isabel la Católica, parece que tuvieron un descanso en los conocidos "Pactos de Guisando".

Había detractores de Enrique, que apoyaban a la princesa Isabel como futura reina heredera, en contra de la aceptación, de que Juana de Castilla, también apodada bajo el sobrenombre de "La Beltraneja", hija del monarca, siguiese su línea sucesoria.

Los rumores de impotencia del Rey unidos a la consideración de su hija Juana como bastarda, concebida supuestamente, de la relación entre el valido Beltrán de la Cueva y la mujer de Enrique IV, Juana de Avís, aceleraron la firma de un tratado entre ambos hermanastros que cambiaría el rumbo de la historia de España y de toda América.


En 1468 se firman los "Pactos de Guisando" en el Tiemblo, en Ávila.

Como elemento primordial del acuerdo, Enrique,  nombra a Isabel, princesa heredera del Reino de Castilla.


Pero bajo una máxima importante, siempre que se disponga el casamiento de Isabel, con aquella persona que él decida.

Aunque la reina también gozaba de su "coletilla": que más o menos decía así: "Si yo lo quiero".

Cuando Isabel se casa con Fernando de Aragón, a espaldas de la opinión de Enrique IV, éste decide intentar romper el pacto y considerar a su hija, Juana, como la máxima heredera... quitándole este privilegio a su hermanastra.

Isabel, echando mano del clero, sigue adelante y usa una de sus regalías: centrada en la potestad de acuñar moneda.


Blanca de Rombo de Enrique IV de la ceca de Ávila, con contramarca "P" de la Princesa Isabel La Católica.


Esta pieza que os presento, está acuñada en ese periodo de tiempo tan convulso. Isabel aprovecha su posición, y deja su marca "P" de princesa de Castilla, en el anverso de esta blanca de rombo de la ceca de Ávila.

Hoy en día, hay diversos signos para aludir a Isabel dentro de estas blancas de rombo de Enrique IV... Todos impresos en el cospel en forma de contramarca:

. P

. Estrella

. I coronada 

La moneda en cuestión, también destaca por el adorno de cuatro puntos en cada una de las caras del rombo... Que bien podrían ser marcas del platero que elaboró la pieza, ya que hasta la pragmática de Medina del Campo, no se utilizará la terminología aplicada a los ensayadores.


Son monedas raras de encontrar en el mercado y con un coste considerable, aunque en ocasiones puedes tener suerte y hacer con una a buen precio.

Os dejo el siguiente vídeo para que admiréis la pieza.





martes, 23 de noviembre de 2021

Estudio sobre la identificación de Cecas en los Felipes de busto, por sus escudos de armas.

Son 13 cecas Oficiales, las que se encargaron de confeccionar el circulante de vellón y de cobre (a martillo y a molino) con la presencia del busto de Felipe IV en el anverso, durante el periodo de 1660 a 1664.


Cada Casa de Moneda, poseía sus grabadores oficiales, que eran los encargados de abrir en hueco, los diferentes cuños, tanto de rodillos, como de troqueles propios de martillos, y establecer así un arte característico de este tipo de cecas oficiales.


Las ordenanzas reales, dejaban bien claro, cómo debían ser estas nuevas monedas... qué tenía que aparecer tanto en anverso como en reverso... No obstante, los abridores de cuño, se tomaron ciertas licencias para establecer su arte... Digamos, que al igual que los escritores poseen distinto tipo de caligrafía, unos con respecto a otros... con los grabadores de cuños ocurría lo mismo... Y cada, uno dejó su impronta, su estilo, con diversos motivos en las monedas, de una forma peculiar y única.

Para diferenciar básicamente la procedencia de cualquier moneda de busto, tenemos que echar mano a la marca de ceca. Como todos sabemos, la marca de Ceca nos indica dónde fue acuñada la moneda (aunque no siempre sea así... Por poner un ejemplo; los ardites de Felipe VI con la palabra Cataluña en la leyenda, fueron acuñados en el Real Ingenio de Segovia... Siendo las últimas monedas realizadas por labra de rodillo en esta ciudad).

En caso de que esta marca de ceca, no sea visible, también podemos sonsacar la procedencia de la moneda, si está visible la marca de ensayador... Ya que por lo general, cada casa de moneda tenía a su endayador propio (algunos también trabajaron en diversas cecas) 

Pero ¿Y si fallan esos dos aspectos, qué podemos hacer? 

Un estudio bueno sería el de comparar las diferentes coronas de los escudos de los reversos de estas piezas... Todo se andará...

Creo que no existe estudio alguno actual, modestia a parte, salvo éste.

Me he prestado a hacer unas investigaciones para paliar esta serie de deficiencias. Para ello he tenido en cuenta los escudos de los módulos de 16 maravedíes, centrándome en los cuarteles que corresponden a Flandes y Tirol, Borgoña Moderna y el Ducado de Brabante...

Las letras en rojo, demarcan características propias del arte de los símbolos de las Cecas.

Escudo de armas de Felipe IV, reflejado en los reversos de los módulos de 16 maravedíes.


Para ello, sólo me he centrado en monedas con valor de 16 maravedíes. Empecemos:



Ceca de Burgos:

              Escudo de armas Ceca de Burgos.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis en forma de "hombres con los brazos sobre las caderas"



Flandes y Tirol: Dos líneas verticales en ambos escudos.



Bravante: León tumbado ( especie de m, a veces con dos roeles superiores y travesaños a sus lados)




Ceca de Córdoba:





               Escudos de armas Ceca de Córdoba.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis bien definidas ("pájaros con las alas abiertas") a veces sólo una flor de lis en forma de pájaro.



Flandes y Tirol: Dos trazos curvos interconectados.





Brabante: León mirando a izquierdas a veces con forma de V.







Ceca de la Coruña:

                Escudo de armas Ceca de La Coruña.


Borgoña Moderna: Dos Flores de lis en forma de saeta abierta, o de seta. A veces iguales a los de Burgos.



Flandes y Tirol: Trazos poco definidos.



Brabante: León generalmente de gran tamaño.




Sicilia: Cruz de dos líneas paralelas.


Portugal: En ocasiones una cruz dentro del escudete.


Ceca de Cuenca:

               Escudo de armas Ceca de Cuenca.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis en forma de pájaro con trazos rectos.



Flandes y Tirol: dos figuras antropomórficas.



Brabante: León mirando a izquierdas.



Sicilia: Aspa de una sola línea.



Ceca de Granada:

              Escudo de armas Ceca de Granada.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis semejantes a las de la Ceca de Burgos. Línea superior del cuartel del escudo formada con puntos.



Flandes y Tirol: León y águila muy mal definidos.



Brabante: León enjuto y arqueado mirando a izquierdas.



En la Ceca de Granada, el busto siempre es muy significativo. Suele ser un busto hierático con golilla siempre en ángulo recto.




Ceca de Madrid Calle Segovia (año de 1660/1):




Escudos de armas Ceca de Madrid Calle Segovia.



Borgoña Moderna: Tres flores de lis muy pequeñas.



Flandes y Tirol: Escudo poco definido.



Brabante: León pequeño mirando a izquierdas. 



El busto de esta ceca es muy característico.



Ceca de Madrid Puerta de Alcalá:

Escudo de armas Ceca de Madrid Puerta de Alcalá.


Borgoña Moderna: Tres puntos, a veces una línea horizontal, otras, tres líneas pequeñas oblicuas.



Flandes y Tirol: Dos rayas verticales y una central que separa el escudete.



Brabante: León en forma de S tumbada.



Segovia Casa Vieja, no acuña módulos de 16 maravedíes.


Ceca de Segovia, Real Ingenio:


Escudo de armas Ceca del Real Ingenio de Segovia.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis en forma de "avión"



Flandes y Tirol: León y águila perfectamente visibles.



Brabante: León largo tumbado.





Escudete de Portugal: Bastante ancho y muy detallado.



Ceca de Sevilla:

Los escudos a veces suelen ser bastante más estrechos que los de otras Cecas Oficiales.


                  Escudo de armas Ceca de Sevilla.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis perfectamente claras.



Flandes y Tirol: línea vertical central que separa ambos cuadrantes vacíos.



Brabante: León muy estilizado con cuatro patas y cola, perfectamente definido. Cola del león toca su cabeza.


Portugal: Escudete enorme.



Toledo solo Acuña a martillo y con valores de 8 y 4 maravedíes.


Ceca de Trujillo:

               Escudo de armas Ceca de Trujillo.

Perfección en la simetría de todos los cuadrantes del escudo de armas.

Borgoña Moderna: Tres flores de lis (a veces 2) con arte similar a la ceca de Burgos.



Flandes y Tirol: dos líneas verticales. (Poca definición del escudo)



Brabante: León mirando a izquierdas con cola hacia dentro. Cola del león encima del cuerpo, en forma de Z tumbada



Ceca de Valladolid

            Escudo de armas Ceca de Valladolid.


Borgoña Moderna: Dos flores de lis similares a Burgos y a Trujillo.



Flandes y Tirol: León y águila iguales (dos figuras cruciformes)



Brabante: León mirando a izquierdas, para mi el más perfecto de todas las cecas.


Sicilia: Mismas imágenes que en Flandes y Tirol.



Para diferenciarlo de la ceca de Segovia, hay que fijarse en Sicilia. En la ceca de Valladolid, se ven claramente definidos los águilas... En Segovia, las dos águilas son más delgadas y esquemáticas.