Buscar en este blog

domingo, 14 de marzo de 2021

Primera entrada: Medalla ecuestre de Fernando VII

Dentro de la numismática existen indefinidas parcelas, algunas de las cuales se nos resisten... Los motivos pueden ser muchos.

En relación a este contexto, los coleccionistas tenemos que estar agradecidos a que existan muchos modelos de coleccionismo , ya que se nos brindan nuevos universos desconocidos para poder sumergirnos en ellos.

No existe una sola manera de coleccionar y ello tampoco está reñido con centrarse en una única dirección.

Una manera muy atractiva de coleccionar, es la de escoger las piezas, según qué serie de características comunes posean... Así, por poner un ejemplo, podemos dedicarnos a completar una colección de monedas con una misma fecha, monedas de un solo metal, monedas de un periodo determinado, monedas de una estirpe real específica, monedas de hombres Barbados o piezas sólo en las que se representen mujeres, monedas falsas o monedas con contramarcas, monedas mal acuñadas, monedas de una ceca, o monedas con una cierta leyenda... Ésto también se puede extrapolar a otros soportes, como las medallas y los sellos de validación... Dichas formas de coleccionar, no tienen por qué ser excluyentes unas de otras e incluso, pueden  interrelacionarse por alguna peculiaridad que nosotros mismos podríamos darle, para conseguir aunarlas como una única manera de agrupar y coleccionar piezas.

En este sentido, voy a hacer unas entradas de aquí en adelante, que van a ampliar el contenido del blog y del canal... Y que nos muestran una de estas maneras de poder coleccionar... Siempre, tenemos que tener en cuenta los gustos de cada uno y sus propias ocurrencias, así como otra serie de factores...

Todas estas entradas van a tener en común un nexo de unión: Reyes montando a caballo, y España e Hispania como territorio presente en la pieza.


            Medalla ecuestre de Fernando VII.


En 1786 nació en Barcelona, el futuro grabador Felix Sagau y Dalmau. Se formó en la escuela gratuita de dibujo de Barcelona. Ganó la medalla de oro en la Escuela de San Fernando de Madrid.

Destacó en acuñaciones de Fernando VII y sobre todo en medallas relacionadas con la Guerra de Independencia.

Honró siempre a la patria... Destacamos el peligro que sufrió su vida cuando fue encomendado a grabar a nombre de José I... Huyó a Sevilla para estar al servicio de una España en defensa de Fernando VII, un rey postpuesto y al que esperaba el pueblo llano con gran esperanza.

A partir de 1810, trabaja como grabador general de los reinos de España e Indias, en la ceca de Cádiz. Una ciudad, de las únicas, que resistió el enviste de los franceses.

Es en este año, (después de las invasiones de las tropas napoleónicas) y 5 años posteriores, será cuando la Ceca de Cádiz, se encargue de paliar los problemas de acuñación ocasionados en las Cecas de Madrid y de Sevilla. Éstas, se vieron obligadas a trasladar su desempeño en Cádiz, por culpa de los invasores. Allí, se confeccionó una ceca, para paliar esta problemática nacional.

Félix, se encargó, de intentar unificar el rostro de Fernando VII, en las monedas y en las medallas del territorio peninsular y en aquellas regiones más allá del Atlántico pertenecientes a la corona española... Con ello, se buscaba una homogeneidad de las improntas del busto del monarca, que  reflejara una estabilidad en el reinado de todas las "Españas", pues hasta esa fecha, Fernando VII venía siendo reflejado de diversas formas, más o menos imaginadas... Modos de representación no acertados , acuciados, por la distancia que existía entre las Cecas de las Indias y las de España... También contribuyó a este tipo de acuñaciones,  la invasión napoleónica, que desestabilizó todo el sistema e introdujo un usurpador en el trono español, José Bonaparte.

Se adoptó la letra "C" como marca de Ceca en la casa de acuñación de Cádiz, y los bustos que salieron de allí, fueron mucho más acertados que sus antecesores.


En 1810 llegan los materiales idóneos de la Ceca de Sevilla, para poder efectuar acuñaciones. 2 años más tarde, son los instrumentos de la Ceca de Madrid, los que acaban formando parte de la Ceca Gaditana. De ambas casas oficiales, llegaron también a Cádiz los trabajadores pertinentes, que siguieron trabajando durante 5 años... Al acabar este periodo, se volvieron a trasladar los materiales y los operarios a sus respectivas Cecas... No olvidemos que es en 1814 cuando Fernando VII regresa al trono español.


No obstante, años más tarde, en 1829, Félix abrirá en hueco, una matriz dedicada a aquella ciudad que más ayuda prestó al monarca en sus años de absentismo. Fue Cádiz la elegida, y porque también Fernando VII la concedió figurar con una serie de regalías, por su ayuda a la causa, entre las que destacaba, que su puerto, fuera considerado como franco... Un puerto libre de ciertas exenciones legales y tributarias... Con leyes bastante más relajadas en comparación con las que convivían en el resto del territorio español.


Explicación breve de la medalla

Vemos en anverso, al rey montando a caballo mirando a Derechas, bajo él, en exergo, el nombre del grabador. Al fondo, Cádiz y su puerto. A izquierdsd del rey, un sol radiado.

En reverso, bajo una estrella de 5 puntas,  leyenda: en la que se expresa la gratitud hacia el monarca de parte de la ciudad de Cádiz, por haberla considerado, puerto franco, más fecha.

Os dejo un vídeo explicativo 


Vídeo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes comentar sobre la entrada