Buscar en este blog

lunes, 25 de marzo de 2019

Evolución de los centenes hasta el reinado de Felipe IV

Es bien conocido el amor que detentaba Felipe IV por el arte.

Una pasión, que le hizo componer obras musicales y piezas litearias con bastante buen resultado.

Él mismo, ha contribuido, por poner un ejemplo, a que la historia, trate al excepcional Diego Velázquez, como uno de los pintores más famosos de todos los tiempos.

En moneda, creó la maravillosa serie de Felipes de busto, de 1660 a 1664, seguramente, condicionando el grabado de estas piezas, a su buen gusto...

Un monarca de esta factura, con tal capacidad artística, no se hubiera dedicado a crear, una de las monedas más bellas, de todas las épocas, sólo por querer hacer ostentación de su poder real... tenía que haber algo más... y ese algo más, valga la redundancia, seguramente estuvo relacionado, con su feroz apetito artístico.


El reinado de Felipe IV, fue una época muy convulsa, en lo que respecta a la economía, y a las guerras, en las que estuvo implicada la corona Española. El "Rey Planeta" poseyó tiempo y empeño, para consolidar su reinado y dar muestras de su poder, a través de estas monedas con módulos enormes, los cincuentines y los centenes.

Son estas grandes doblas, monedas enormes, de oro macizo, con valor de 100 ducados, y sin una "circulación aparente" (no aparecen en la legislación monetaria vigente) pero que en realidad, se utilizaron, a parte de exhibir con vanidad, riqueza y posición social, para pago de sumas elevadas de dinero en compraventas de primer orden, y para *operaciones secretas. También fue usada como "moneda de ahorro".


*Orden especial de Felipe IV, para  labrar 4 centenes  y 24 cincuentines para  cierto  negocio secreto.


El rey, permitió a ciertos comerciantes, acuñar tanto centenes, como cincuentines (moneda de plata con las mismas dimensiones que el centén, con un valor de 50 reales) en el Real Ingenio de Segovia, previa autorización expresa y entrega de los metales preciosos en la ceca, con sus impuestos de acuñación correspondientes.


* Se conocen dos fechas llamativas en estos centenes de Felipe IV, la de 1623 y la de 1633, de las cuales, se acuñaron 7 monedas y se tiene constancia de 4 de ellas:

"El centén del Museo Arqueológico Nacional de Madrid; el que Felipe IV donó al príncipe de Ligne ( este fue adquirido por subasta en Junio de 1968 en Londres); el que fue propiedad de un coleccionista milanés, y que hoy se encuentra en manos privadas, y el perteneciente a la colección Carles-Tolrá"


*( "El «Top Ten» de las monedas de oro más cotizadas" de Rafael Tauler Fesser)




Los comienzos del centén:

Cierto es, que en épocas anteriores se habían acuñado ya piezas de calado importante, como los 50 excelentes de los Reyes Católicos, o los cincuentines y centenes de Felipe III... Pero la tradición de estos grandes cospeles, tiene su origen mucho más atrás.

Hay que retroceder en el tiempo, para encontrar a los antecesores de estas grandes piezas.

Todo comenzó, antes del reinado de los Reyes Católicos.

Fue el primer "precursor", Pedro I de Castilla y su expectacular moneda de 10 doblas (Dupla Magna) acuñada en Sevilla, en el año 1360 D.C (en el reverso aparece el año de acuñación, 1398 de la Era Hispánica). Este monarca se fijó en las grandes monedas de ostentación árabe, para así, dar prestigio a la corona y entregar como regalo, dicha creación, a altos dignatarios y a aquellas personas que le apoyaron en las guerras civiles castellanas. Se conserva un ejemplar en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, con un peso de 44,64 gramos y un diámetro de 68 mm.

10 Doblas de Pedro I de Castilla. Foto y pieza, del Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Anverso:

Se hace visible el busto del monarca mirando a izquierdas. 

Leyenda: DOMINUS MICHI ADVITOR ET EGO DISPICIAM INIMICOS MEOS E


Reverso: 

Cuartelado de leones y castillos, rodeado de orla polilobulada.

Leyenda: PETRVS DEI GRACIA REX CASTELLE E LEGIONIS E M CCC LXXXX VII




Fernando e Isabel,  vivieron un tiempo, en el que el auge de la economía subió como la espuma, gracias a la colonización del Nuevo Mundo.

Una de las piezas más emblemáticas de toda la historia española, son los 50 excelentes de los Reyes Católicos. Con un peso de 140 gramos. Sólo se conoce un ejemplar, que fue vendido por la Hispanic Society of America en el año 2012 y que pertenecía a la colección Archer M. Huntington.


50 excelentes de Isabel y Fernando. Foto del libro "El Oro de Los Reyes Católicos y de la Casa de los Austrias" de Rafael Tauler.

Anverso:

Bustos de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón enfrentados.

Leyenda: Fernandvs: et: Elisabet: deigratia: Rex: et: regina: vas


Reverso:

Escudo de armas protegido por el águila de San Juan.

Leyenda: : suba: vmbra: alarvm: t varvm: protegemos:



Otra gran pieza, que abruma con solo mirarla, son los 100 ducados de Carlos y Juana, acuñados en Zaragoza (C A de Caesar Augusta)

Se conmemora con esta moneda la Coronación de Carlos I, como Rey de Aragón.


100 ducados de Carlos y Juana.  Foto del libro "El Oro de Los Reyes Católicos y de la Casa de los Austrias" de Rafael Tauler.



Anverso:


Bustos de Carlos y Juana enfrentados. Encima de las coronas, la fecha en la que se acuñó la moneda 1528.


Leyenda: IOANA ET KAROLVS REGES ARAGON TRVNFATORES ET KATOLICIS


Reverso:

Escudo de la corona de Aragón.

Leyenda: IONA ET KAROLVS EOBS FILIVS PRIMO GENITVS DEI GRACIA RX

La moneda pesa 350 gramos y tiene de diámetro 82 mm.





Felipe III inauguró la serie de centenes en 1609, acuñando otra serie en 1618. Estas grandes piezas miden unos 715 mm, módulo enorme que necesita de nuevas técnicas de acuñación para poder crearse.
Suelen pesar entorno a los 339, 35 gramos.

Centén de 1609







Centén de 1609 de Felipe III. Foto del libro "El Oro de Los Reyes Católicos y de la Casa de los Austrias" de Rafael Tauler.


Anverso:


Escudo de armas.


Leyenda: PHILIPVS. III. D. G



Reverso:


Cruz de Jerusalén.


Leyenda: . HISPANIARVM. REX. (Fecha)





Felipe IV siguió con la tradición heredada y acuñó centenes en los años 1623,  1631, 1633, 1638, 1659.


Se tiene constancia escrita, de que concedió licencia, a unos mercaderes, para confeccionar 100 marcos de oro en centenes.


También concedió licencias a marqueses, para labrar centenes, apoyadas por el presidente de hacienda, en forma de decretos.






Estas grandes monedas  tienen un peso teórico de 339, 35 y 75,5 mm de diámetro.


Centén de 1623






Centén de 1623 de Felipe IV. Foto del libro "El Oro de Los Reyes Católicos y de la Casa de los Austrias" de Rafael Tauler.


Anverso:



Escudo de armas


Leyenda: . PHILIPPVS. IIII. D.G.



Reverso:


Cruz de jerusalén


Leyenda: . HISPANIARVM. REX. (fecha)








Centén con posible núcleo de plomo con baño de plata. Prueba de grabador del siglo XVII o reproducción de la Escuela de Grabadores de Madrid del siglo XIX (a investigar). Pieza muy rara. Estos centenes (originales) son atribuidos a Diego De Astor. Fecha de 1633, Real Ingenio de Segovia. 7,6 de diámetro, 515 gramos de peso. (Triple peso al de un cincuentín, pudiendo ser una prueba de acuñación del siglo XVII "Piedfort" para ser regalada...) Colección del autor.j










4 comentarios: